slow life

Características del movimiento slow life

El movimiento slow life promueve el equilibrio entre lo moderno y lo tradicional. No da la espalda a la tecnología ni a los avances de la era moderna pero siempre manteniendo la tradición del buen hacer.

Cree en el pequeño comercio ,impulsa el comercio local para minimizar la huella de carbono,  en vez de en las grandes cadenas de supermercados. Cree en los productos de temporada, en vez de en la agricultura masiva con los mismos alimentos todo el año.

El movimiento slow cree en la ropa de cercanía, hecha de manera artesanal, en vez de en las grandes multinacionales que explotan países pobres para conseguir prendas baratas.

¿Quieres unirte al slow living? Aquí te explicamos  un poco sobre los principales ámbitos que abarca esta filosofía de vida lenta.

Slow Food

El slow food nos invita a disfrutar de la buena comida, respetando los productos que la naturaleza nos brinda en los tiempos que necesita el campo.

El movimiento slow apuesta por comida ecológica, de proximidad y saboreada con consciencia.

Slow food nació en Italia…dónde si no jajaj. 😉

Slow Cities

Las slow cities abogan por un ritmo de vida desacelerado. Lugares en los que los ciudadanos pasean, charlan y disfrutan del entorno natural.

Algunas ejemplos os pueden orientar como son como Pals y Begur y son muy tranquilas si no fuera por la cantidad de turistas que inundan sus calles.

Slow fashion

Este tipo de moda nace en contrapartida a la fast fashion, es decir, al compra-usa-tira y todo en la misma temporada.

La industria textil es una de las más contaminantes en la actualidad, por no hablar de la esclavitud a la que someten a muchas personas en países subdesarrollados.

Slow fashion apuesta por una moda sostenible, con prendas atemporales, hechas con productos de calidad, respetando el entorno y el trabajo de las personas que las producen.

Consumir slow fashion es comprar las prendas que se necesitan sin caer en el consumismo puro y duro. Se trata de apostar por negocios de cercanía, como las tiendas de moda ecológica que he ido descubriendo en Barcelona en los últimos años.

Como aportación y contribución al movimiento, en Somos Trybu impulsamos la Economía Circular, utilizamos para crear nuestros productos materiales reciclados, e impulsamos el comercio de cercanía, el comercio local.

Y aquí no se queda el movimiento slow living. Ejercicio slow, educación slow, viajes slow, sexo slow…Esta filosofía comprende todos los ámbitos de la vida.