COMUNICAR CON LA MASCARILLA

mascarilla

Es indiscutible que la covid-19 ha cambiado la realidad: comunicar con mascarilla resulta más complicado, lo que conlleva un cambio en la forma de expresar. Cejas, ojos y mirada son ahora los protagonistas, y hay que prestarles la atención que se merecen para saber qué sentimientos se quieren transmitir.

Sin embargo, comunicar con mascarilla no es siempre sencillo, ya que hay que saber descifrar con exactitud qué tipo de emoción quieren expresar los interlocutores.

Lo que la mascarilla no permite comunicar

Cuando dos personas se comunican, de manera inconsciente la mirada se dirige hacia la boca. Poder leer los labios es algo instintivo, pero que ya no es posible debido al uso de mascarillas. Los gestos de nuestro rostro indican una gran variedad de emociones, pero en esta nueva normalidad ya no es posible transmitir con todo el rostro.

Por ello, el lenguaje no verbal cobra una nueva dimensión y se hace más significativo que nunca. El movimiento de manos al hablar, por ejemplo, es de vital importancia a la hora de comunicar.

Técnicas para comunicar con mascarilla

Pese a las limitaciones derivadas del uso de la mascarilla, se puede seguir una serie de pautas para comunicar cualquier idea con éxito y lograr que los demás capten a la perfección aquello que se quiere expresar.

La parte visible de la cara habla por sí sola, incluso cuando no se pretende transmitir con la mirada, es imposible no hacerlo

Utilizar el lenguaje corporal

El uso del lenguaje corporal se ha convertido en imprescindible cuando se socializa. La manera en la que orientamos el cuerpo hacia el interlocutor y los gestos con los brazos ayudan a entender qué se quiere decir. Y todo ello se complementa con la gran diversidad de gestos faciales (levantar las cejas, abrir más los ojos, etc.).

Lo que transmite la parte visible de la cara: ojos, cejas y mirada

La mascarilla sigue dejando ver la parte superior de la cara. Por ello, toda la atención se concentra en esta parte del rostro, especialmente en los ojos, la mirada y las cejas.

Los ojos

Los ojos cuentan sin hablar, ya que son la parte del cuerpo más expresiva. Hay que destacar los siguientes puntos:

  1. Una persona que habla con pasión y entusiasmo tenderá a abrir más la mirada.
  2. Las pupilas dilatadas son un gesto indicativo de apertura hacia el interlocutor.
  3. Los ojos semicerrados muestran desconfianza.
  4. Los ojos pequeños en una persona son sinónimo de mucha atención al detalle.
  5. Un ojo más cerrado que el otro denota cierto estrés emocional o tristeza.

Las cejas

Las cejas también quedan al descubierto cuando se usa mascarilla:

  1. Unas cejas fruncidas denotan enfado.
  2. Si están medio fruncidas, expresan desconcierto.
  3. En caso de estar levantadas, transmiten sorpresa.
  4. Si están totalmente levantadas, indican incredulidad.

La mirada

Cuando se analiza la mirada se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Una mirada hacia abajo cuenta que la persona está hablando de sus emociones.
  2. Bajar la mirada es señal de sumisión.
  3. Si se mira inconscientemente hacia la derecha, se quiere expresar opinión. Si la mirada se dirige hacia la izquierda, se buscan recuerdos del pasado.
  4. Mirar hacia los dos lados indistintamente es signo de aburrimiento e incomodidad.

Por último, cabe señalar que si una persona se lleva la mano a la cara mientras mira, podría indicar nerviosismo o que no desea contar algo en concreto.

En definitiva, comunicar con mascarilla se está convirtiendo en un hábito. Se debe tener en cuenta que la parte visible de la cara habla por sí sola; incluso cuando no se pretende transmitir con la mirada, es imposible no hacerlo. Por ello, hay que ser conscientes de la importancia de saber qué sentimientos se pueden expresar a través del lenguaje no verbal, especialmente mediante las cejas, los ojos y las distintas maneras de mirar a las personas con las que se socializa, ya sea en el trabajo o en una reunión de amigos.

Vía ADP