lluvia

El agua es uno de los recursos naturales imprescindibles para el ser vivo. Sin embargo, la escasez de agua se ha convertido en un mal en muchos puntos del planeta. Hacer un consumo responsable es tarea de todos. Como si retrocediéramos en el tiempo, imagina acumular agua de lluvia para uso doméstico, un “retroceso” al pasado para un futuro mejor.

Agua de lluvia, agua apta para el uso doméstico

Recoger el agua de lluvia puede convertirse en una vía para cubrir algunas necesidades del ámbito doméstico. Agua que cae del cielo de forma gratuita y que es sistemáticamente desperdiciada. ¿Por qué no aprovecharla? Se trata de agua apta para cisternas de inodoros, lavado de ropa, riego o limpieza, pero para ello es necesario contar con un sistema de recogida de agua pluvial en la vivienda.

Depósitos con filtros y características técnicas que aseguren las medidas sanitarias óptimas para que su uso no suponga ningún peligro para la salud pública. Con un sistema de recogida de agua de lluvia se puede llegar a reducir hasta un 40% el consumo de agua de nuestros hogares.

Usos del agua de lluvia

Si bien es cierto que es necesario un sistema de recogida para el uso doméstico saludable, sí se puede hacer un uso básico. Es un agua extremadamente limpia en comparación con las otras fuentes disponibles. Se trata de un recurso esencialmente gratuito que precisa de una infraestructura bastante sencilla para su captación y almacenamiento.

  • Es perfecta para las plantas de tu hogar porque no tiene ni cal ni cloro. Saca tus plantas a los balcones o terrazas cuando llueva, o bien recógela en botellas o cubos. Si dispones de jardines, instala cubos de mayor tamaño para acumular el agua procedente de los canalones de la casa. ¡Tus plantas lucirán sanas y fuertes!
  • Gracias a que se trata de un agua natural, dulce y libre de cal se convertirá en el mejor aliado para los cristales y suelos de tu casa. De la misma manera, intenta acumular el agua en cubos, ponte a la faena y verás como una vez secas las superficies, éstas no quedan con restos de calcificaciones adheridas.
  • La mejor opción para limpiar el coche y dejar a un lado la manguera. Puedes recoger agua de lluvia en cubos o botellas grandes y aprovecharla.
  • La recolección de agua de lluvia, ahora en desuso, fue muy empleado por las sociedades antiguas en todo el mundo, también para el lavado de ropa. Es ideal para las prendas delicadas. Algunas piezas de ropa deben lavarse a mano, y el agua de lluvia es perfecta para ellas.

Beneficios de la recolección

Una práctica del pasado que puede traer grandes beneficios en la actualidad, sobre todo en un momento en el que nadie puede quedarse de brazos cruzados frente al cambio climático.

  • Este método de obtención de agua no solo lo notará tu bolsillo, también lo sentirán las administraciones públicas, ya que se contribuye a la mejor conservación de las reservas de agua.
  • Supone un ahorro energético importante al no tener que emplear electricidad para bombear al menos una parte del agua que se va a usar desde las reservas a cada casa.
  • Puede ayudar a permitir la recuperación de los acuíferos subterráneos. Al emplearse el agua de la lluvia, se deja de extraer del subsuelo y con ello se permite su recuperación.

La humanidad se enfrenta de forma alarmante a una carencia importante de agua, provocada por una variedad de causas: los malos hábitos individuales y públicos de la gestión del agua, la modificación de los patrones de lluvias, derivadas del cambio climático, y el constante y descontrolado aumento de la población mundial. Se calcula que en el año 2030 el mundo requerirá un 30% más de agua, por lo que es vital optimizar el consumo si queremos evitar un impacto mayor en el medio ambiente.